Ex funcionario de Peppo, fue condenado a prisión por asociación ilícita

299
HORACIO REY CONDENADO

Horacio Rey, el ex Funcionario de la gestión Peppo-Capitanich, fue condenado éste viernes, a 7 (siete) años de prisión efectiva por asociación ilícita.

CONDENAN AL “REY” DE LA CORRUPCIÓN

La megacausa chaqueña investigaba una organización que defraudó a la administración pública con el desvío de más de $60 millones correspondientes al Fideicomiso de Administración de Pauta Publicitaria Oficial (FAPPO).

Héctor Horacio Rey fue condenado como “coautor finalmente responsable por los delitos de asociación ilícita en calidad de jefe, en concurso ideal con defraudación agravada por haberse cometido en perjuicio de la Administración Pública, durante su gestión como Secretario General de la Gobernación del Chaco.

  • Recibió:
    • 7 años de prisión efectiva,
    • Inhabilitación especial para ser funcionario por 10 años,
    • Multa por 90.000 pesos”.

El Tribunal  integrado por Ernesto Azcona, María Virginia Ise y Cristina Pisarello, condenó, además de al “Rey” de la corrupción y ex secretario de la gobernación a Gustavo Katavich el contador que fuese imputado como colaborador de Lavado Ia quien le correspondió la pena de 5 años, y absolvió a Paulo Buttice e Ismael Fernández. 

El Silencio atroz del Gobierno Provincial

Si bien Jorge Milton Capitanich ya se había apartado de Horacio Rey el año pasado con declaraciones para desvincularse del mismo, ante la sentencia dictada por el Tribunal de la Cámara Tercera en lo Criminal de Resistencia que condenó al ex funcionario, el Gobierno no ha dicho nada.

El hecho de condenar a un ex funcionario con una megacausa, presenta un hecho sin precedentes en materia de corrupción en la Provincia del Chaco, pero aún así los medios afines al gobierno, no han “tocado el tema”. Del ex Gobernador Oscar Domingo Peppo, ni hablar, ya que luego del acuerdo que firmó con “el Coqui” para evitar la interna del PJ, desapareció de la escena política.

El sabor amargo de la Justicia

La causa Fappo debería haberse encarado como un juicio “modelo”, para advertir a la clase política de lo que “la justicia” puede hacer en casos de corrupción, pero fue tan tibio el pedido de la fiscal Graciela Griffith Barreto, que la condena termina siendo liviana…

¿es suficiente una multa de 90 mil pesos cuando se lo acusó por desviar 60 millones? ¿inhabilitarlo por solo 10 años y luego, se olvida? ¿tan solo 7 años de prisión efectiva? ¿quién se animará a ser el próximo “Rey” de la corrupción con tan tibia condena?