vendedores pagan más que antes debido al control de la Pandemia

203
ilustrativa
imagen ilustrativa

“Nunca pagamos ésto y hace mucho tiempo que reparto productos en Machagai, pero me dijeron que es un impuesto que existe hace mucho. Para mi es un derecho de piso. Pero tuvimos que desembolsillar $750″ Fue el testimonio de un vendedor, de porte menor que entró a la ciudad de las diagonales a realizar un reparto.-

Para entrar a una localidad a vender (lo que sea: frutas, verduras, mercaderías, poli rubro, etc.) se necesita un permiso que es emitido por el municipio correspondiente. Claro que éste permiso implica el pago por “ocupar la vía pública” algo que, insistentemente muchos procuraron denunciar como ilegal. Es aquí donde empieza a jugar un papel fundamental La SISA: un tradicional cobro que realizan casi todos los municipios del País, y que tiene su orígen en épocas ansestrales.

En algún momento, alguien trató de ‘explicar’ este tipo de cobro por parte de los municipios asegurando que ‘sisa’ son las iniciales de ‘Sistema Impositivo al Servicio Ambulatorio’, lo cual no tiene sentido alguno, pues no se trata de un impuesto, tampoco califica como ‘sistema’ y menos como un ‘servicio’, ya que los vendedores ambulantes no tienen éste fin.

Los vendedores ambulantes se sienten ‘con derecho’ porque ‘pagan’ a las municipalidades por el uso de la vía pública, ese pago es la ‘sisa’.

Algunos municipios tratan de justificar el cobro de la ‘sisa’ por concepto de limpieza pública, pero fácilmente tomaremos cuenta que las calles ocupadas por los vendedores ambulantes están igual de sucias que las de todo el pueblo, lo cual significa que el dinero recaudado por concepto de la ‘sisa’ no se está empleando en la limpieza de estos lugares.

La sisa  por lo general se utiliza como caja chica de las intendencias, por otro lado, al no existir un padrón de ambulantes ni de comerciantes o viajantes que entran a la localidad a vender, se desconoce totalmente la cantidad exacta de lo recaudado, nadie sabe cuanto recauda una municipalidad por ‘derecho de sisa’, pero se estima entre 5 y 20 mil pesos mensuales entrarían al municipio en éste concepto. Nadie sabe que se hace con este dinero.

Eso sucede en situaciones “normales” donde cualquier viajante entra al pueblo sin tanto control, pero en éstos tiempos de Pandemia la rigurosidad y el vallado de los pueblos les ha otorgado a los municipios la posibilidad de que el ingreso por la sisa aumente considerablemente, ya que todos los vehículos que entran a vender a un pueblo, son controlados. Por lo tanto se deduce que la recaudación en concepto de sisa AUMENTÓ considerablemente. Tanto es así que algunos Intendentes abrieron los ojos y pretenden poner una casilla fija en las entradas a los pueblos para que cuando termine la Pandemia, se siga recaudando en igual cantidad.

¿sabés cuanto recaudó tu municipio éste mes en concepto de sisa? ¿dónde irá ese dinero?