POLINI, LA ABEJA QUE BUSCA HACERSE DE LAS MIELES DEL ESTADO

591
abeja con cabeza de polini Data 24

El empresario chaqueño Juan Carlos Polini, ya traicionó a su pueblo -Coronel Du Graty- que lo eligió como intendente, pero él dejó el cargo de mandatario por otro más jugoso: la banca del Congreso de la Nación. Todo indicaría que no parará hasta hacerse de las mieles del Estado.

¿Cuánto le puede costar a alguien con esos antecedentes traicionar a los que lo acompañen en su débil candidatura?

La abeja quiere las mieles del Estado

La ridícula campaña de marketing político del candidato radical que va en decadencia, no logró levantar ni una centésima su pésima imagen en el electorado chaqueño, así lo demuestran el relevamiento de las diferentes encuestas que lo ubican muy por debajo de Leandro Zdero, su inmediato competidor en el interior del frente electoral que conforma la UCR chaqueña.

Juan Carlos es un político desconocido por la ciudadanía común, los únicos que lo ubican bien son sus correligionarios porque hace rato que lo ven cerca del caudillo Angel Rozas, quien se empeña, elección tras elección, en darle cada vez más protagonismo en las listas de los escaños públicos.

¿Quién es Juan Carlos Polini? ¿es una humilde abejita como trata de vender en su imagen de campaña?

Polini es un empresario muy poderoso del Chaco, un multimillonario, si se quiere. Dueño de una cadena de farmacias y reconocido en el mundo del automovilismo, un deporte donde se suele lavar mucho dinero.

Ese es Juan Carlos Polini, la abejita que busca hacerse de las mieles del Estado, o de la teta de la vaca, si le cambiamos la metáfora a la absurda fábula.

Errores de la campaña marketinera: la abeja

Polini ha intentado introducir un nuevo concepto a la política, el de “polinizar”, con lo difícil que es que las personas comprendan las palabras que ya existen, con lo retrasado que está el Chaco en materia educativa, con lo triste que es ver que un niño chaqueño se hunde en la pobreza…con todo eso, él intenta enseñar una nueva definición y convencer a la gente con una fabula.

Estamos hablando de que Polini no vive la realidad chaqueña, sino que vive en un dibujito animado. Con su campaña de marketing no sólo lo infantilizan, sino que lo ridiculizan ¿a caso es serio o inspira seriedad un dibujito de abejita con la cara de Juan Carlos?

Pero eso no es todo, ¿saben cuanto se gasta en una campaña de marketing de la envergadura en la que Polini “invirtió” en estas publicidades y el armado de ese mensaje? nosotros tampoco lo sabemos, pero sospechamos que nada barato.

¿Te imaginas un gobernante como él que acceda a “las mieles del Estado”, o sea al manejo de la billetera gorda de la provincia? Las campañas publicitarias de un Gobierno suelen ser costosas, ¿no estará asesorado por el estafador Horacio Rey, ese ex funcionario chaqueño que robó al Chaco descaradamente con la publicidad?.

vaya a saber uno por qué y con qué necesidad éste candidato sigue siendo sostenido por la estructura radical chaqueña… y bueno, al fin y al cabo, uno gasta “su” plata como quiere ¿no?

Por Danilo Fernández